hola mundo

hola mundo

骑士与君子

El caballero español y el caballero chino

骑 士可以说是西班牙文化的象征符号。四百多年前,西班牙作家塞万提斯将其成功地体现在了他的小说人物唐吉诃德的身上。骑士做事勇敢果断,毫不畏惧,所以骑士的行为首先体现在一个“勇”字上。这一勇敢精神深入人心,成为西班牙全民共同崇尚的优秀品德,直接影响着每一位西班牙儿童的成长。比如西班牙孩子对中国武术的酷爱,就体现出他们对勇敢的崇拜。因为在孩子们眼里,武术的一招一式展示着人的威武英姿,学习武术可以挖掘自身固有的顽强意志,培养自己不屈不挠的勇敢精神,以便更好地应对未来人生中各种风风雨雨的挑战。如今西班牙足球运动发达,从球员们敢拚敢闯的体育风格上,我们也能看到古代骑士顽强的战斗精神。正是这一精神,激励和鼓舞着西班牙足球长期处于辉煌之地而驰名世界。

再看中国文化,儒家所推崇的做人典范是君子。君子视父母为自己生命的创造者,他遵循“孝”的准则,处处以浓情厚意侍奉父母,所以君子的行为首先体现在一个“情”字上。君子之“情”熏陶出中国人重视家庭的生活习惯:从为人“子(女)”,到为人“父”、为人“母”,再到为人“祖父”、为人“祖母”。人在家庭中成长,角色不断增加,不变的是繁衍传承的亲情。正因为此,中国亲属中很多称谓都是从“父、母”称谓延伸出来的。比如,从“妈”到“舅妈”、“姑妈”、“姨妈”,从“父”到“叔父”、“伯父”、“姑父”。从某种角度说,父母是君子之“情”的源泉。

在塞万提斯的小说中,西班牙骑士有着强烈的自我认同感。因为自信,所以自我认同。骑士坚信,自己的一言一行都体现着神的旨意。这种对人格的神性化,使骑士无视物质财富,认为人格的神圣高于物质的拥有。这一理念对西班牙人的生活态度和方式产生了深远的影响。在日常生活中,西班牙人遵循生活、工作兼顾的原则,恪守“工作是为了生活而生活不是为了工作”的理念。他们不是一味地热衷于物质财富的生产,而是将大量的时间投入到各种“非物质”的精神生活当中。在西班牙,全年有众多的法定节假日,人们在此期间沉浸于丰富多彩的文艺活动中:音乐、歌舞、话剧、绘画、街头艺术等,各种表演名目繁多,布满街头巷尾。丰富的文化生活陶冶人的情操,保持人格的高尚,所以,尽管西班牙经济在全球GDP的排名中滞后,被列为欧美地区“落后”国家之一,但西班牙人过的却是一种休闲惬意的生活。他们充满自信,我行我素,在生活中不断拓展个人才艺的发展空间。正因为此,在西班牙历史上,著名艺术家层出不穷,他们置自己于物质之上,为人类的精神生活贡献出大量艺术精品。

再看儒家君子,他在待人以“情”的同时又能待已以“理”,通过严于律已的修身方法练就出儒家“仁”的品德。“仁”既来自于“情”,更是“情”的升华。而“情”的升华离不开“理”的帮助,所以合情合理是“仁”的精髓。“仁”孕育于君子孝敬父母的行为中,而“仁”的成熟又使君子超越亲子之情,使他能奉天下所有长辈为父母、视天下所有晚辈为子女,这就是君子的包容精神。包容使君子在人际网络中对内“克己”,对外“立人”。他懂得,“克己”就是爱己,“立人”就是爱人,君子爱己爱人,凡事力求与人共享。所以“共享”是君子的又一生活准则:君子不贪恋物质,却重视对物质的共同创造,君子不贪图金钱,却珍惜对金钱的共享。即使到了今天,物质财富极大丰富了,君子的共享精神还在时刻提醒着中国人:物质再多也无法产生情义,只有“共享”才能创造“仁”、“情”。人们共享劳动,共享财富。与家人共享,与朋友共享,与世界共享。共享带来家庭和睦、国家安稳、世界和平。如今的中国人将“共享”拿在手里、带在身上,创造性地发展出各种共享团体,如流行的“微信群”中包括“家庭群”、“发小群”、“闺蜜群”、“同学群”等等。人隔千山万水,却能共同回忆过去、共同憧憬未来。无论走到哪里,只要听到“群”内一声问候,顿时使人情暖心间。在手机的短信里人们也越来越多地使用“亲”这个字,如“众亲”、“亲们”。“亲”的本意是指带有血缘关系的“亲人”、“亲子”、“亲戚”,如今被用于同学朋友关系,这体现了亲情的泛化,说明了现代人在失去了面对面、一对一互动机会的同时,不忘亲情、渴望亲情、再创亲情的新型“共享”实践,这不能不说是君子“情”怀在当代的继续传承。

骑士的“勇”与“自信”孕育了西班牙人潇洒浪漫的性格,而君子的“情”与“仁”培养了中国人温情谦和的人生。骑士与君子创造出两种各具千秋的生活方式,丰富着人类生活,共奏出世界大家庭和谐共存的欢乐乐章。

P odríamos decir que el caballero español es un símbolo muy arraigado en la cultura española. Hace más de cuatrocientos años, Miguel de Cervantes supo encarnarlo con maestría en el protagonista de su obra universal “Don Quijote de la Mancha”, en la que el insigne autor supo desmitificar la tradición caballeresca de forma genuina. Este mítico caballero español es una persona generosa y noble, de actitud hidalga y valiente.

El espíritu valiente está profundamente arraigado en el corazón de los españoles y por tanto está presente en la educación de los más jóvenes. Los niños españoles admiran el arrojo y la valentía y un buen ejemplo es el entusiasmo con el que abrazan las artes marciales. Para ellos, estas disciplinas reflejan la actitud de personas aguerridas y heroicas.

Practicando las artes marciales, los niños y niñas cultivan la tenacidad y la voluntad que ya están inherentes en ellos, trabajan su valentía e indomabilidad para superar el miedo y se preparan mejor para enfrentarse a los retos que les planteará la vida. El coraje español también se manifiesta a través de otras actividades y deportes como es el caso del fútbol, uno de los deportes más destacados en España a nivel mundial. Cuando los jugadores compiten, muestran la tenacidad del espíritu de lucha de los antiguos caballeros que inspira al equipo a alcanzar los mayores éxitos.

En el caso de China, el modelo de hombre ideal según la tradición confuciana está representado por el caballero confuciano “君子junzi” cuyo carácter encana la virtud de la benevolencia y actúa de acuerdo con los ritos y los dictados del respeto filial “孝xiao”. Concibe su vida individual en relación a la de sus padres, a los cuales sirve con amor y ternura. Así, la característica principal del “君子junzi” estriba en el concepto del sentimiento “情qing” que considera el linaje familiar lo más importante y que desde hace siglos ha tenido una gran influencia en la sociedad china. Dentro del núcleo familiar los roles de los hijos, padres y abuelos se van sucediendo, mientras que el sentimiento de amor se mantiene firme y se transmite de generación en generación. Por todo ello, la compleja red de parentesco chino se construye en términos de padre “父fu y madre 母mu” y está presente en el lenguaje: el rol de “妈ma” madre, por ejemplo, se utiliza como sufijo para denominar a las diferentes tías: “guma姑妈”tía paterna, “yima 姨妈”o “jiuma 舅妈”tía materna; por su parte, el rol de “fu父 ”padre, funciona como sufijo para referirse a los diferentes tíos: “bofu 伯父 ”tío paterno, “gufu姑父 ”o “shufu叔父 ”tío materno. Desde esta perspectiva, se podría decir que el sentimiento de amor filial “孝xiao” es la fuente original del carácter virtuoso del caballero confuciano “君子junzi”.

En la novela de Cervantes, el caballero español defiende su libertad individual a costa de arduos esfuerzos y está convencido de que sus acciones están guiadas por la voluntad de Dios. Esta autoconfianza le lleva a no dar importancia a los bienes materiales, valora más el “ser” que el “poseer”. Esta perspectiva de la vida se refleja de alguna manera en las costumbres de la sociedad española. Efectivamente, en general las personas españolas gustan de buscar el equilibrio entre la vida cotidiana y el trabajo (“trabajar para vivir” y no “vivir para trabajar”). Anteponen a la acumulación de bienes materiales otros valores como la solidaridad o el disfrute del tiempo libre.

En España hay numerosos días festivos oficiales y vacaciones que una gran mayoría aprovecha para viajar o disfrutar de la variada oferta de actividades culturales y artísticas (música, danza, teatro, pintura, actuaciones al aire libre, etc.). Las calles se llenan de un animado ambiente en el que se cultiva la amistad.

Por lo tanto, aunque la economía española actual no aparezca en los primeros puestos del ranking mundial del PIB, se podría decir que el estilo de vida de la población española en general es próspera. Se defiende la libertad individual como un bien supremo y se fomentan valores como la autoconfianza, la creatividad y el talento de cada persona. Debido a esto, a lo largo de la historia, España ha tenido ilustres artistas en un sinfín de corrientes que han contribuido con sus obras a enriquecer el Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

El caballero confuciano es reflexivo consigo mismo y comprensivo con los demás. Con la auto-reflexión alcanza la virtud de la benevolencia “仁 ren” a través de los sentimientos de amor “情qing”. La conducta caballeresca confuciana consiste en dedicar la vida a esta transformación interior según las pautas de la razón “理 li”. La virtud a la que aspira “君子junzi” se consigue sometiendo los impulsos y deseos personales a los del linaje, aprendiendo a tomar a todos los ancianos del mundo como padres y a considerar a todas las generaciones más jóvenes del mundo como hijos. El caballero confuciano valora la vida desde la convivencia: para él, la riqueza material tiene sentido sólo cuando se comparte.

En la actualidad, a pesar del enorme crecimiento económico de China, los consejos de “junzi” siguen vigentes para recordarnos que sólo compartiendo los bienes materiales y teniendo solidaridad entre las personas se puede alcanzar la benevolencia. Compartir trae armonía familiar, seguridad nacional y paz mundial.

Hoy en día, esta la relación compartida impregna todos los aspectos de la vida de los chinos, un ejemplo es la creación y el uso extendido de los “grupos de Wechat”. Se trata de una red social en la que se comparte la vida entre familiares, amigos o compañeros, tal como indican los nombres del grupo: “家庭群 miembros de familia”, “发小群 amigos de la infancia”, “闺蜜群 amigas de la infancia” o “同学群 compañeros de colegio o de universidad” etc. Aunque están lejos unos de otros, la distancia geográfica no impide que los miembros compartan recuerdos del pasado y la misma ilusión por el futuro. No importa a dónde se vaya, lo importante es recibir noticias de los demás y un saludo del grupo puede llegar directamente al corazón de cualquier miembro que se encuentre en otro lugar. Otra ilustración del acercamiento de las personas es el uso creciente de la palabra “亲qin” en los mensajes enviados por los móviles, como “众亲 zhongqin” o “亲们 qinmen” que significan “queridos” o “queridas” en el trato entre amigos y compañeros. El sentido original de “亲qin” se refería a las relaciones familiares de sangre como, por ejemplo, “亲人qinren” miembros de familia, “qinzi”, padres e hijos o “亲戚 qinqi” parientes. La ampliación del uso del término demuestra la universalización del amor familiar en las nuevas prácticas de convivencia, en las que se recuerdan, evocan y anhelan sentimientos cercanos, a pesar de que cada día sean menos frecuentes las relaciones personales “cara a cara”. La voz del caballero confuciano que reclama el sentimiento “情qing” resuena con fuerza en medio de la vida moderna del pueblo chino.

La “valentía” y “autoconfianza” provocan la espontaneidad y pasión del caballero español mientras que el amor “qin” y la benevolencia “ren” del caballero confuciano cultivan la calidez y armonía de la sociedad china. Son dos estilos diferentes de vida que constituyen un coro armonioso y alegre entre las grandes familias del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *